Menstruación e incontinencia urinaria

Comentarios0

Una amiga nos ha escrito preocupada porque dice que, con la cercanía de la menstruación, experimenta más episodios de Incontinencia Urinaria. Como la respuesta a su pregunta puede seros de utilidad a muchas de vosotras, hemos decidido contestarla en público; ¡aquí estamos para ayudarnos entre todas!

Ya os hemos hablado de la Incontinencia Urinaria de Esfuerzo: es la pérdida producida ante un pequeño esfuerzo, como el que supone acelerar para coger el autobús, levantar una bolsa pesada o incluso toser o estornudar. En todos estos momentos se produce una pequeña presión abdominal, justo encima de la vejiga. Si la musculatura que controla el esfínter no posee la tonicidad o control adecuados, el escape se produce.

Los cambios hormonales pueden afectar negativamente. Los niveles bajos de estrógenos pueden llegar a provocar una presión menor en los músculos que rodean la uretra, lo que podría llegar a desembocar en una Incontinencia Urinaria. El nivel de estrógenos padece una fuerte caída justo antes del período menstrual, así como en la menopausia. Es por ello que estos accesos pueden, efectivamente, estar relacionados con tu ritmo hormonal.

Algunos estudios sugieren que la aplicación tópica de cremas con estrógenos u otras terapias con hormonas puede ayudar en estos casos. De todas formas, antes de que saltes sobre tu farmacéutica de confianza exigiéndole este preparado, entiende que estamos hablando de terapias muy concretas y para casos específicos que será tu médico de cabecera o tu ginecólogo el encargado de evaluar.

Algo que has de tener muy en cuenta es que las compresas higiénicas para la menstruación no han sido diseñadas para las pérdidas de orina. En el caso que nos ocupa, le recomendé a nuestra amiga que emplease productos específicos para la incontinencia urinaria, que son perfectamente válidos para recoger ambos fluidos. También le recomendé el uso de tampones para la menstruación, empleando un salvaslip específico para pérdidas de orina en lugar del tradicional. El tampón puede ayudar con la incontinencia urinaria de esfuerzo, ya que ejerce una leve presión sobre la uretra que favorece el control.

Siempre antes de tomar cualquier decisión, consulta con tu médico de cabecera. Cada una de nosotras es un mundo de circunstancias, y será el especialista el que deberá asesorarte en tu caso concreto. Consúltale las dudas que tengas, y a nosotras ya sabes que puedes preguntarnos y contarnos todo lo que quieras. ¡Estamos aquí para ti!

Imagen| Bigstockphoto