Incontinencia urinaria durante y después del embarazo

Comentarios0

Incontinencia urinaria durante y después del embarazo

La mayoría de las perdidas relacionadas con el embarazo no suelen ser de carácter grave y ocurren en momentos puntuales como al estornudar, toser, saltar, soltar una carcajada o, simplemente, al caminar. Hay otros factores de riesgo a tener en cuenta para poder prevenir la incontinencia urinaria en esta fase.

El sobrepeso y el aumento excesivo de peso durante el embarazo son variables que podemos controlar y estar pendiente de ellas; hay otras, como el tema de la edad o los antecedentes familiares que ya no dependen tanto de nosotras sino de las circunstancias y el momento de cada una.

A partir de los 35 años, el riesgo de sufrir incontinencia urinaria durante el embarazo aumenta porque los músculos ya no tienen la misma firmeza y con el primer parto también aumenta las probabilidades ya que es con el primero cuando más sufre el suelo pélvico de la mujer.

Durante el embarazo, un elevado porcentaje de mujeres sufre en silencio pérdidas de orina. Es, sin duda, un asunto tabú, que las mamás desvelan solamente cuando están delante de un profesional o cuando ya han superado el estrés de padecer durante toda la vida una incontinencia urinaria.

Sin embargo, la mujer necesita el apoyo psicológico justo en el momento en que lo está sufriendo y se siente con un problema que tiene que ocultar, no sea que le vayan a mirar mal o hacer comentarios a su espalda.

Una amiga mía me contó que tras el parto ni le daba tiempo a llegar al baño y que lo peor era no saber si se iba a quedar así para siempre. Todo esto me lo contó porque le dije que estaba colaborando con Indasec escribiendo artículos sobre este tema.

Estoy casi segura que si yo no hubiera tenido esta oportunidad, a pesar de ser psicóloga, jamás me lo hubiera contado. ¡Mi amiga creyó durante mucho tiempo que era un caso aislado! Insisto en la necesidad de compartir experiencias, es nuestro mayor bien, no lo podemos dejar pasar. El boca a boca sigue siendo un medio de aprendizaje y superación de prejuicios. No lo dejemos escapar ya que nosotras, mujeres, hemos sido y somos las principales impulsoras de este arte.

Imagen| Bigstockphoto