Algunos consejos para mejorar la circulación

Comentarios0

Conservamos ciertas rutinas diarias que nos hacen sentirnos más enérgicas y saludables, muchas de ellas están enfocadas a problemas comunes entre las mujeres como la mala circulación que se produce por la falta de elasticidad en los vasos sanguíneos. Nos conocemos mejor que nadie y sabemos perfectamente cuando nos sentimos molestas por nuestra circulación. Aunque hay ciertas molestias que en un primer momento achacamos a la circulación y en realidad son pequeños trastornos temporales motivados por las hormonas, el clima o el sedentarismo.

Hablaremos una vez más de lo imprescindible que es hacer un hueco en nuestra vida al deporte porque entre sus múltiples beneficios también los encontramos para la circulación. Además no es preciso destrozarnos en el gimnasio, basta con una simple hora de caminata al día para aumentar el flujo circulatorio. A estas recomendaciones siempre añadimos el cuidado de nuestra dieta, en el caso de buscar una mejora en nuestra circulación sanguínea debemos controlar el consumo de sal y grasa manteniendo siempre el aporte de frutas y verduras. Por supuesto, sin olvidar nunca la importancia de beber suficiente agua y los efectos negativos del exceso de tabaco, alcohol o cafeína.

Si los problemas circulatorios están más reflejados en las piernas la ropa puede ser una gran aliada, ya que si se huye de las prendas demasiado ajustadas o que lleven fuertes gomas favoreceremos un flujo de sangre constante. Durante nuestros cuidados diarios podemos incluir algunos gestos que nos permitan sentir que nuestra circulación funciona mejor, como el de intercalar agua caliente (no demasiado) y fría durante la ducha. En general el calor excesivo es un inconveniente para estas molestias. Además nunca es desaconsejable hacer ejercicios suaves de piernas, basta con pequeños movimientos, durante el tiempo que pasamos sentadas en casa o en el trabajo.

Cómo siempre con unos pequeños cambios en nuestro día a día podemos ver como mejora nuestra salud incluida la mala circulación de la sangre.
Imagen| Bigstockphoto