El inconfundible sello de Coco Chanel

Comentarios0

Coincidiendo con el aniversario del nacimiento de una de las mujeres que más revolucionó la moda del siglo XX hoy vamos a repasar la vida y carrera de Gabrielle Bonheur, o lo que es lo mismo, de Coco Chanel. La artista (porque en el fondo es así como se le puede considerar por los diseños y genialidades que aportó al mundo de la moda) que liberó a la mujer de los incómodos corsés y la vistió con cómodas faldas, con pantalones y con suéters, nacía en un 19 de agosto de 1883 en Saumur, Francia. Fue hija de un vendedor ambulante, que la abandonó junto a sus cuatro hermanos, cuando su madre murió. En aquella época, la pequeña Grabrielle tan sólo tenía 10 años. Fue en ese momento cuando entró en un convento de monjas dónde le enseñaron a coser.

Tras desempeñar trabajos como cantante de Cabaret (de ahí procede su apodo, de la canción “¿Quién ha visto  Coco en el Trocadero?”) la joven consiguió introducirse en las altas esferas de las sociedad francesa, donde conquistó el corazón de numerosos hombres que, aunque nunca se casaron con ella, sí que la ayudaron a poder abrir sus primeras tiendas. La seña de identidad de Coco Chanel fue el blanco y el negro, colores que rompiendo todos los esquemas de la época se impusieron como símbolo de elegancia. Del mismo modo, siempre reivindicativa y rompedora, Coco Chanel fue de las primeras mujeres que se cortó el pelo (algo que era símbolo de masculinidad en aquella época)  y tampoco dudó en lucir piel bronceada, frente al blanco enfermizo que se llevaba en esos tiempos . Este hecho, lejos de significar lo que significa una bonita piel morena en nuestros días, era visto en esos años como señal de personas que trabajaban en el campo todo el día y que por eso estaban morenas. Es decir, se tomaba como algo de las bajas esferas, mientras que las personas pertenecientes a la alta sociedad lucían piel blanquita.

La intransigencia de Coco Chanel en el mundo de la moda, se trasladó también a su vida personal. Quienes la conocieron cuentan de ella que tenía un fuerte carácter, difícil de llevar, que trataba muy mal a la gente que trabajaba con ella, y que nunca dudó en utilizar sus contactos en las altas esferas para beneficio de su negocio. Unas pinceladas de personalidad que se pueden ver retratadas en algunas de las películas que se han hecho sobre ella. Una de ellas, titulado Coco avant Chanel muestra todo esto  así como el hecho de que nunca se casó y murió sola, a los 87 años de edad.

La casa de moda Chanel sigue funcionando en la actualidad y está dirigida por Karl Lagerfeld. El cuerpo de Coco se encuentra enterrado en Lausana (Suiza) y está resguardado por cinco leones de piedra.

Imagen| Wikipedia