Ejercicios Kegel

Comentarios0

Ya hemos repasado por qué es importante reforzar los músculos del suelo pélvico y cómo detectar esos músculos que deben ser estimulados y reforzados. El siguiente paso, en el que nos vamos a centrar hoy, es conocer los ejercicios concretos de Kegel que nos ayudarán a reducir las pérdidas involuntarias de orina.

En primer lugar debemos tener la vejiga vacía para comenzar a trabajar. Una vez así, contraeremos los músculos y contaremos hasta 10, para, posteriormente, relajarlos completamente y volver a contar hasta 10. Es conveniente realizar este ejercicio tres veces al día (mañana, tarde y noche) y diez veces cada vez que lo realicemos. No nos llevará más de cinco minutos. No es recomendable aumentar ni la frecuencia del ejercicio, ni tampoco el número de repeticiones, ya que esto, más que ayudarnos, lo que podría originar es una fatiga muscular poco recomendable.

leer mas

Incontinencia urinaria por infección de orina

Comentarios0

Cuando comenzamos a sentir pérdidas de orina la preocupación por paliarlas nos hace pensar muchas cosas antes de consultarlo. Entre ellas cuánto durará esta situación. La mayoría de tipos de incontinencia urinaria son un trastorno constante en el tiempo pero existen posibilidades de que, debido a las causas que hayan generado la incontinencia, esta sea a corto plazo.

Dentro de los tipos de incontinencia urinaria los más preocupantes corresponden a los crónicos, entre los que estaría la incontinencia urinaria por esfuerzo, la funcional, la producida por rebosamiento o la generada por urgencia. Dentro de ellas hay un tipo en el que la patología será temporal, es el caso la incontinencia imperiosa, que puede ser dada entre otras causas por una infección.

leer mas

¿Por qué se debilita el suelo pélvico?

Comentarios0

Trabajar todos nuestros músculos es un objetivo constante en nuestra vida porque sabemos que es una forma más de vivirla con calidad. En ocasiones los trabajamos conscientemente por prevención y bienestar pero no prestar la suficiente atención a un grupo muscular puede conllevar su debilitamiento, el cual también puede ser provocado por otras causas, como es el caso del suelo pélvico.

El fortalecimiento del suelo pélvico se hace necesario por diferentes motivos, la prevención es uno de los más acuciantes y por ello comienzan a incorporarse ejercicios para trabajarlo en las sesiones rutinarias de clases en el gimnasio o en talleres indicados exclusivamente para este efecto. Pero si ya se padece incontinencia urinaria el fortalecimiento se hace igual de imprescindible ya que el suelo pélvico es el encargado de reaccionar ante situaciones de urgencia.

Los músculos del suelo pélvico se hacen así indispensables en diferentes actividades y funciones, desde la continencia a la vida y calidad sexual. Para cuidarlos y mantenerlos en forma existen ejercicios como la gimnasia hipopresiva o el método Kegel pero también hay otras causas externas que los debilitan. Entre ellas la obesidad, el estreñimiento, la tos crónica, el tabaquismo, o incluso la ropa ajustada que se unen a otras causas menos controlables como el parto o la menopausia.

leer mas

Claves para calmar la incontinencia urinaria

Comentarios0

Los tratamientos para la incontinencia urinaria han de estar indicados siempre por un médico, pero existen ciertas actividades comunes que pueden hacer que nos sintamos mejor si padecemos incontinencia urinaria. Nunca hay que dejarse llevar por lo que creemos que nos vendrá bien, la consulta profesional es indispensable, pero hay otras vías para sentirnos mejor.

Una de las claves está a la hora de ingerir líquidos, se recomienda no hacerlo con ansiedad sino de forma relajada, en tragos cortos, y mediante un vaso, no desde la botella. La temperatura de la bebida también puede influir aconsejándose que no esté excesivamente fría. Respecto a la alimentación es muy importante para mejorar las molestias derivadas de la incontinencia urinaria evitar el estreñimiento por lo que debemos incluir en nuestros menús productos que contengan fibra.

leer mas

Las unidades de Suelo Pélvico se van instaurando poco a poco en los hospitales españoles

Comentarios0

La última Comunidad Autónoma que ha apostado por el estudio, el diagnóstico y el tratamiento de patologías como la incontinencia urinaria o problemas del suelo pélvico, ha sido Castilla y León, en concreto el Complejo Asistencia de Palencia. Con la creación de esta unidad, que ayudará a ese 25% y 10% de los varones que se calcula que tienen algún tipo de patología relacionada con este problema, se pretende estructurar y protocolizar esta patología tan frecuente, tal y como explicaba el delegado de la Junta, Luis Domingo González, en palabras recogidas por el diario ABC, en la presentación de la jornada sobre cirugía de suelo pélvico y proctología que se celebraban en Palencia.

De este modo el cuidado y tratamiento del suelo pélvico en esta nueva unidad no solo irá destinado a servicios quirúrgicos, también de rehabilitación (muy importante, tal y como hemos explicado en multitud de ocasiones en esta web), de radiología y de digestivo, que son fases esenciales para conseguir un buen diagnóstico. Unos servicios que serán ofrecidos por las áreas de cirugía, ginecología, urología, rehabilitación, radiología y digestivo, del hospital.

leer mas

Incontinencia urinaria y Vejiga hiperactiva

Comentarios1

No deben confundirse, ni tampoco considerarse lo mismo. Aunque la vejiga hiperactiva provoca en nosotras un deseo de orinar constantemente (se calcula que unas ocho veces por el día y dos por la noche), esta vejiga hiperactiva no siempre es síntoma de incontinencia urinaria. El problema principal relacionado con este tipo de patologías es el desconocimiento. Cuando nos enfrentamos a alguna de ella, además de no saber distinguirlas, también tendemos a pensar que son signos de que nos estamos haciendo mayores, de que no es necesario ir a ningún especialista y que lo que tenemos que hacer es acudir directamente a los absorbentes  sin más.

leer mas

Algunos consejos para mejorar la circulación

Comentarios0

Conservamos ciertas rutinas diarias que nos hacen sentirnos más enérgicas y saludables, muchas de ellas están enfocadas a problemas comunes entre las mujeres como la mala circulación que se produce por la falta de elasticidad en los vasos sanguíneos. Nos conocemos mejor que nadie y sabemos perfectamente cuando nos sentimos molestas por nuestra circulación. Aunque hay ciertas molestias que en un primer momento achacamos a la circulación y en realidad son pequeños trastornos temporales motivados por las hormonas, el clima o el sedentarismo.

Hablaremos una vez más de lo imprescindible que es hacer un hueco en nuestra vida al deporte porque entre sus múltiples beneficios también los encontramos para la circulación. Además no es preciso destrozarnos en el gimnasio, basta con una simple hora de caminata al día para aumentar el flujo circulatorio. A estas recomendaciones siempre añadimos el cuidado de nuestra dieta, en el caso de buscar una mejora en nuestra circulación sanguínea debemos controlar el consumo de sal y grasa manteniendo siempre el aporte de frutas y verduras. Por supuesto, sin olvidar nunca la importancia de beber suficiente agua y los efectos negativos del exceso de tabaco, alcohol o cafeína.

leer mas

Cuidando nuestros pies (I)

Comentarios0

Es curioso. Son una de las partes más importantes de nuestro cuerpo y sin embargo no les prestamos la atención que deberíamos. Sí. Estamos hablando de los pies. Y es que, si nos paramos a pensar, son los encargados de cargar con todo el peso de nuestro cuerpo y además permiten la locomoción. Pero, lejos de darles el valor que requieren, solemos olvidarnos que hay que cuidarlos y los “maltratamos” con largas jornadas de trabajo subidas en tacones, con intensos días caminando por calles o caminos con calzados poco o nada recomendables…

Según un estudio realizado por  el Colegio de Podólogos del Reino Unido, un 90% de las mujeres sufre o ha sufrido alguna vez en su vida problemas en sus pies. Unos números altísimos que desglosados nos dejan más cifras como que el 55% de las mujeres que participaron en esa encuesta ha sufrido ampollas alguna vez. O que el 45% ha tenido grietas, mientras que 24% sufre de callos. En cualquier caso, un significativo tanto por ciento (19%) confesó que nunca había acudido al médico porque no lo consideraba como un problema muy importante.

leer mas

Más sobre ejercicios Kegel

Comentarios0

Como ya sabemos, es muy frecuente que a causa de embarazos, partos, la cirugía ginecológica, la deficiencia estrógenica, o incluso factores como la obesidad, debiliten los músculos de nuestro suelo pélvico. Este debilitamiento del suelo pélvico genera pérdidas involuntarias de orina que se incrementan con maniobras como la tos, la risa, los esfuerzos en general o los estornudos. Para reducir estas pérdidas, es muy recomendable realizar unos ejercicios adecuados que se denominan ejercicios Kegel y que resultan esenciales para poder fortalecer nuestro suelo pélvico y paliar los efectos de la incontinencia urinaria.

Para ello, es imprescindible haber localizado bien los músculos del suelo pélvico sobre los que hay que actuar. La importancia de localizar bien estos músculos residen en que si realizamos estos ejercicios sobre otros músculos, como abdomen, nalgas, caderas… podemos obtener un efecto contrario al deseado porque estamos ejerciendo más presión sobre los músculos que controlan la vejiga.

leer mas

Esa molesta hinchazón… y más ¡en verano!

Comentarios0

Estoy segura de que muchos ya sabéis a qué me refiero: esos molestos gases… se acumulan en nuestro tubo digestivo provocando la dilatación de las paredes gástricas, intestinales y abdominales, y generando hinchazón y molestias, que pueden llegar a ser muy intensas. Buscando algún dato curioso he descubierto que un individuo produce entre 1 y 4 pintas (0,5 y 1,8 litros) de gas por día y expulsa gases alrededor de 14 a 23 veces durante el día. Sorprendente, ¿no?

En ocasiones son el resultado de alguna dolencia, como las úlceras gástrica y duodenal, la dispepsia intestinal u otras afecciones digestivas, del efecto secundario de algún fármaco, o del consumo de lácteos en personas con intolerancia a la lactosa. Pero en la mayor parte de los casos se producen por un exceso de alimentos ricos en fibra, carbohidratos, celulosa, proteínas y grasas, y de bebidas gaseosas, o por cuestiones asociadas al estilo de vida: el estrés, la ansiedad o el nerviosismo, favorecen la aceleración el ritmo intestinal y una mayor deglución de aire.

leer mas