Más sobre los ejercicios Kegel

Comentarios1

En alguna ocasión hemos hecho referencia a la importancia de los ejercicios Kegel para fortalecer nuestro suelo pélvico y paliar los efectos de la incontinencia urinaria. Como ya sabemos, es muy frecuente que a causa de embarazos, partos, la deficiencia estrógenica, o incluso factores como la obesidad, debiliten los músculos de nuestro suelo pélvico. Este debilitamiento del suelo pélvico genera pérdidas involuntarias de orina que se incrementan con maniobras como la tos, la risa, los esfuerzos en general o los estornudos.

Para reducir estas pérdidas, es muy recomendable realizar unos ejercicios adecuados, pero, para ello, es imprescindible haber localizado bien los músculos del suelo pélvico sobre los que hay que actuar. La importancia de localizar bien estos músculos residen en que si realizamos estos ejercicios sobre otros músculos, como abdomen, nalgas, caderas… podemos obtener un efecto contrario al deseado porque estamos ejerciendo más presión sobre los músculos que controlan la vejiga.

leer mas

¿Por qué se debilita el suelo pélvico?

Comentarios0

Trabajar todos nuestros músculos es un objetivo constante en nuestra vida porque sabemos que es una forma más de vivirla con calidad. En ocasiones los trabajamos conscientemente por prevención y bienestar pero no prestar la suficiente atención a un grupo muscular puede conllevar su debilitamiento, el cual también puede ser provocado por otras causas, como es el caso del suelo pélvico.

El fortalecimiento del suelo pélvico se hace necesario por diferentes motivos, la prevención es uno de los más acuciantes y por ello comienzan a incorporarse ejercicios para trabajarlo en las sesiones rutinarias de clases en el gimnasio o en talleres indicados exclusivamente para este efecto. Pero si ya se padece incontinencia urinaria el fortalecimiento se hace igual de imprescindible ya que el suelo pélvico es el encargado de reaccionar ante situaciones de urgencia.

Los músculos del suelo pélvico se hacen así indispensables en diferentes actividades y funciones, desde la continencia a la vida y calidad sexual. Para cuidarlos y mantenerlos en forma existen ejercicios como la gimnasia hipopresiva o el método Kegel pero también hay otras causas externas que los debilitan. Entre ellas la obesidad, el estreñimiento, la tos crónica, el tabaquismo, o incluso la ropa ajustada que se unen a otras causas menos controlables como el parto o la menopausia.

leer mas

Las unidades de Suelo Pélvico se van instaurando poco a poco en los hospitales españoles

Comentarios0

La última Comunidad Autónoma que ha apostado por el estudio, el diagnóstico y el tratamiento de patologías como la incontinencia urinaria o problemas del suelo pélvico, ha sido Castilla y León, en concreto el Complejo Asistencia de Palencia. Con la creación de esta unidad, que ayudará a ese 25% y 10% de los varones que se calcula que tienen algún tipo de patología relacionada con este problema, se pretende estructurar y protocolizar esta patología tan frecuente, tal y como explicaba el delegado de la Junta, Luis Domingo González, en palabras recogidas por el diario ABC, en la presentación de la jornada sobre cirugía de suelo pélvico y proctología que se celebraban en Palencia.

De este modo el cuidado y tratamiento del suelo pélvico en esta nueva unidad no solo irá destinado a servicios quirúrgicos, también de rehabilitación (muy importante, tal y como hemos explicado en multitud de ocasiones en esta web), de radiología y de digestivo, que son fases esenciales para conseguir un buen diagnóstico. Unos servicios que serán ofrecidos por las áreas de cirugía, ginecología, urología, rehabilitación, radiología y digestivo, del hospital.

leer mas

Cómo beber con incontinencia urinaria

Comentarios0

Un vaso de agua fresca en un día caluroso o tras una jornada de actividad física es más que una necesidad, es un placer, y nada debe impedir que lo disfrutemos. Existe cierta creencia entre algunas de las mujeres que padecen incontinencia urinaria que se basa en considerar que si controlan la ingesta de bebidas evitarán las pérdidas. No es así, beber agua es fundamental e incluso ayuda.

Hay determinados momentos en los que sí es importante controlar la ingesta de bebidas, por ejemplo antes de ir dormir. Dos horas antes de echarnos en la cama deberíamos evitar tomar cualquier tipo de líquidos, y algo parecido ocurre cuando se va a hacer ejercicio, aunque no hace falta que pase tanto tiempo.

leer mas

Cómo prevenir las disfunciones del suelo pélvico

Comentarios0

Cuidar todos nuestros músculos es fundamental para una vida saludable y para evitar posibles enfermedades. Pero en ocasiones nos olvidamos de los músculos que no vemos, aquellos en los que no somos conscientes de su estado. Precisamente los que componen el suelo pélvico pertenecen a esta segunda categoría; no los vemos pero son muy importantes para nuestra calidad de vida.

Como en toda mejora para nuestra salud, la prevención es clave. En este caso mantener a lo largo de los años la correcta posición de los órganos en la pelvis ayuda a paliar o disminuir las disfunciones asociadas. La más común es la incontinencia urinaria aunque no es el único problema que deriva de las complicaciones en la elasticidad en este grupo de músculos, también afecta al estreñimiento o la incontinencia ano-rectal.

Entre las causas más habituales que afectan al suelo pélvico está el parto vaginal y es ahí donde se concentran muchas de las posibilidades de su prevención. Para ello es conveniente que durante el embarazo se sea consciente de la musculatura del suelo pélvico además de realizar el masaje perineal y los ejercicios habituales de contracción de esta zona. El postparto es también un momento muy delicado, algunos expertos consideran muy adecuado realizar un programa de prevención durante las primeras semanas aunque teniendo presente que en algunas ocasiones la incontinencia tras el parto vaginal es temporal.

Ya os hemos hablado en otras ocasiones de los ejercicios fundamentales para mejorar nuestro suelo pélvico y poder controlar así la aparición de la incontinencia urinaria, entre los que siempre destacamos está la gimnasia abdominal hipopresiva y el método Kegel. Simples rutinas de ejercicios que trabajan sobre nuestra musculación consiguiendo que el interior de nuestro cuerpo esté tonificado.

Fuente|Elsevier.es
Imagen| Bigstockphoto

 

leer mas

Recordando qué es nuestro suelo pélvico

Comentarios0

El suelo pélvico se podría definir como aquellos músculos y ligamentos que tienen como función sostener los órganos pélvicos (vejiga, uretra, útero, vagina, recto…) de una forma correcta y segura para asegurar el buen funcionamiento de éstos. El  buen funcionamiento de éstos, que se sostienen en un suelo pélvico que no es rígido, si no que se va adaptando a nuestros movimientos,  se consigue manteniendo la tensión necesaria de estos músculos y ligamentos para que la vejiga, el útero y recto puedan mantenerse dentro de la pelvis. Cuando hablamos de pérdidas de orina o de debilitamiento del suelo pélvico, a lo que estamos haciendo referencia es a que este “infraestructura” que ha generado nuestro descienden y por lo tanto ya no puede realizar las funciones que hacía antes.

Una de las causas más comunes por las que se ve dañado nuestro suelo pélvico es el parto vaginal. Tengamos en cuenta que la dilatación de la mujer, así como el momento de dar a luz al bebé, pueden generar molestias no sólo en el funcionamiento de nuestros órganos, sino también en nuestra vida sexual. Otra de las múltiples causas por las que podemos encontrarnos ante este tipo de problema es el sobrepeso. Ésta enfermedad produce el debilitamiento de los tejidos que hemos hablado antes, esos que sostienen la vejiga, por lo que dificultan también el buen funcionamiento de ésta.

leer mas

Cuidando nuestros pies (I)

Comentarios0

Es curioso. Son una de las partes más importantes de nuestro cuerpo y sin embargo no les prestamos la atención que deberíamos. Sí. Estamos hablando de los pies. Y es que, si nos paramos a pensar, son los encargados de cargar con todo el peso de nuestro cuerpo y además permiten la locomoción. Pero, lejos de darles el valor que requieren, solemos olvidarnos que hay que cuidarlos y los “maltratamos” con largas jornadas de trabajo subidas en tacones, con intensos días caminando por calles o caminos con calzados poco o nada recomendables…

Según un estudio realizado por  el Colegio de Podólogos del Reino Unido, un 90% de las mujeres sufre o ha sufrido alguna vez en su vida problemas en sus pies. Unos números altísimos que desglosados nos dejan más cifras como que el 55% de las mujeres que participaron en esa encuesta ha sufrido ampollas alguna vez. O que el 45% ha tenido grietas, mientras que 24% sufre de callos. En cualquier caso, un significativo tanto por ciento (19%) confesó que nunca había acudido al médico porque no lo consideraba como un problema muy importante.

leer mas

Que nada te impida disfrutar de tu verano

Comentarios0

Son vacaciones para todos; también para ti: ¿no crees que deberías dejar de preocuparte, relajarte y disfrutar? Para ello, no te estreses. Tan sólo has de tener en cuenta qué factores que estarán presentes en estos días de relax pueden ser perjudiciales para tu IU, y cómo combatir sus molestos efectos.

Si a lo largo de todo el año los cambios bruscos de temperatura pueden provocar que aumenten nuestros deseos de orinar, en verano estas circunstancias se agravan considerablemente: deberemos tener en cuenta el contraste entre la calle y el aire acondicionado o el agua del mar, o el que se produce en nuestro organismo cuando tomamos ese refresco tan apetecible a la sombra de una terraza o chiringuito.

No te agobies con ello: simplemente desarrolla tu estrategia. Procura evitar estos contrastes o, si son inevitables, aprovecha para hacerlo cuando hayas pasado por el baño. Si no hay más remedio, que no te pillen desprevenida: antes de notar el cambio de temperatura, contrae fuertemente los músculos del Suelo Pélvico, reproduciendo el ejercicio, tantas veces recomendado, a realizar cuando notas que el estornudo es inevitable.

leer mas

Mitos sobre los aparatos auditivos

Comentarios0

El avance de las nuevas tecnologías así como los estudios e investigaciones llevados a cabo en los últimos años nos han hecho la vida más fácil en un montón de ámbitos. Uno de ellos es la salud, y en concreto nuestro bienestar auditivo. Y es que ya sea por problemas de nacimiento, por accidentes, por la edad o bien por sobreexposición a ruidos, existen muchas personas que padecen problemas de audición. Hace años la manera de tratar estos problemas era con instrumentos muy aparatosos que recuperaban la audición perdida con una estructura similar a la de un micrófono, es decir, aumentaban en todos los sentidos, todos los ruidos que detectaban, ya fueran ruidos bajitos, o muy altos.

Muchas de estas personas, lo digo porque a mi mejor amiga le pasó, se niegan a aceptar que tienen un problema de audición. Sin embargo, en cuanto se ponen en manos de expertos se dan cuenta de que solucionarlo es muy sencillo, sobre todo teniendo en cuenta que los aparatitos de hoy en día son como pequeños ordenadores que se saben atajar perfectamente el problema de cada persona y el volumen de cada sonido, es más, casi ni se aprecian. Algunas de las causas por las que mi amiga, según me comentaba, no quería afrontar o ver su problema es que ella atribuía los problemas de audición a personas mayores. Pero claro, eso no es así.

leer mas

Para no aburrirnos: variaciones de los ejercicios Kegel

Comentarios0

Después de la insistencia en dedicarnos un tiempo a nuestro propio cuidado, seguro que la mayoría ya ha probado los ejercicios Kegel. Son fáciles, rápidos y sobre todo muy eficaces; en cuestión de pocas semanas podrás empezar a ver los resultados. Hasta que domines la técnica, lo mejor es que te tumbes cómodamente de espaldas, con las rodillas dobladas y las plantas de los pies totalmente apoyadas, y sin dejar hueco en la zona lumbar:

Intenta imaginar como si tiraras de los músculos hacia arriba; aprieta los músculos como hiciste cuando intentaste detener la orina, Contráelos y mantenlos así mientras cuentas hasta 5 respirando suavemente. Luego, relájalos durante 5 segundos más, y repite la serie 10 veces.

leer mas