Más sobre los ejercicios Kegel

Comentarios1

En alguna ocasión hemos hecho referencia a la importancia de los ejercicios Kegel para fortalecer nuestro suelo pélvico y paliar los efectos de la incontinencia urinaria. Como ya sabemos, es muy frecuente que a causa de embarazos, partos, la deficiencia estrógenica, o incluso factores como la obesidad, debiliten los músculos de nuestro suelo pélvico. Este debilitamiento del suelo pélvico genera pérdidas involuntarias de orina que se incrementan con maniobras como la tos, la risa, los esfuerzos en general o los estornudos.

Para reducir estas pérdidas, es muy recomendable realizar unos ejercicios adecuados, pero, para ello, es imprescindible haber localizado bien los músculos del suelo pélvico sobre los que hay que actuar. La importancia de localizar bien estos músculos residen en que si realizamos estos ejercicios sobre otros músculos, como abdomen, nalgas, caderas… podemos obtener un efecto contrario al deseado porque estamos ejerciendo más presión sobre los músculos que controlan la vejiga.

leer mas

Los beneficios de ejercitar el suelo pélvico en el sexo

Comentarios0

Siempre hablamos de lo importantísimo que es controlar nuestro suelo pélvico porque los beneficios son múltiples. El primero en el que siempre pensamos es en las mejoras que producirá en la incontinencia urinaria ya que mantener esa zona muscular a punto es una gran ayuda para controlar las perdidas. Para mejorar el fortalecimiento de esta zona existen múltiples propuestas; las más accesibles giran en torno a la realización rutinaria de ejercicios del método kegel, la gimnasia hipopresiva o el uso de otros elementos como las bolas chinas, que deben acompañarse del ejercicio pélvico.

Todos estos ejercicios son un simple medio para un fin común, mejorar nuestro suelo pélvico y, con ello, nuestra incontinencia urinaria. Pero no es el único beneficio de mantener a punto estos músculos que, por ser internos, suelen pasar desapercibidos en cualquier entrenamiento (aunque cada vez son más los gimnasios femeninos que los incorporan en sus rutinas).  Otro de los beneficios es mejorar nuestra calidad sexual. Trabajar nuestro suelo pélvico no solo nos ayuda a mejorar o prevenir diferentes molestias sino que nos permitirá también disfrutar de orgasmos más intensos y de hacer que nuestra pareja también los disfrute al poder trabajar nosotras sobre esta zona durante el sexo.

leer mas

La reeducación miccional en la incontinencia

Comentarios1

Los problemas que derivan de la incontinencia urinaria siempre afectan a la seguridad y la confianza personal de las mujeres. Especialmente, el miedo a no poder llegar al baño a tiempo hace que la inseguridad sea constante. Por ello, entre los diferentes tratamientos que se desarrollan para mejorar la calidad de vida de quienes sufren la incontinencia urinaria, se encuentra habitualmente la reeducación miccional.

La reeducación miccional es un concepto que ha de estar presente en todas las personas que estén sufriendo incontinencia ya que genera mejoras fisiológicas que permiten mantener una rutina diaria normal, sin temor por sufrir pérdidas de orina. Esta parte del tratamiento funciona generando horarios cerrados para orinar, por ello suele ir ligada al control de los líquidos ingeridos entre los que suele tender a evitarse el exceso de cafeína y a mantener una constante ingesta de agua.

leer mas

Ejercicios Kegel

Comentarios0

Ya hemos repasado por qué es importante reforzar los músculos del suelo pélvico y cómo detectar esos músculos que deben ser estimulados y reforzados. El siguiente paso, en el que nos vamos a centrar hoy, es conocer los ejercicios concretos de Kegel que nos ayudarán a reducir las pérdidas involuntarias de orina.

En primer lugar debemos tener la vejiga vacía para comenzar a trabajar. Una vez así, contraeremos los músculos y contaremos hasta 10, para, posteriormente, relajarlos completamente y volver a contar hasta 10. Es conveniente realizar este ejercicio tres veces al día (mañana, tarde y noche) y diez veces cada vez que lo realicemos. No nos llevará más de cinco minutos. No es recomendable aumentar ni la frecuencia del ejercicio, ni tampoco el número de repeticiones, ya que esto, más que ayudarnos, lo que podría originar es una fatiga muscular poco recomendable.

leer mas

Incontinencia urinaria por infección de orina

Comentarios0

Cuando comenzamos a sentir pérdidas de orina la preocupación por paliarlas nos hace pensar muchas cosas antes de consultarlo. Entre ellas cuánto durará esta situación. La mayoría de tipos de incontinencia urinaria son un trastorno constante en el tiempo pero existen posibilidades de que, debido a las causas que hayan generado la incontinencia, esta sea a corto plazo.

Dentro de los tipos de incontinencia urinaria los más preocupantes corresponden a los crónicos, entre los que estaría la incontinencia urinaria por esfuerzo, la funcional, la producida por rebosamiento o la generada por urgencia. Dentro de ellas hay un tipo en el que la patología será temporal, es el caso la incontinencia imperiosa, que puede ser dada entre otras causas por una infección.

leer mas

¿Por qué se debilita el suelo pélvico?

Comentarios0

Trabajar todos nuestros músculos es un objetivo constante en nuestra vida porque sabemos que es una forma más de vivirla con calidad. En ocasiones los trabajamos conscientemente por prevención y bienestar pero no prestar la suficiente atención a un grupo muscular puede conllevar su debilitamiento, el cual también puede ser provocado por otras causas, como es el caso del suelo pélvico.

El fortalecimiento del suelo pélvico se hace necesario por diferentes motivos, la prevención es uno de los más acuciantes y por ello comienzan a incorporarse ejercicios para trabajarlo en las sesiones rutinarias de clases en el gimnasio o en talleres indicados exclusivamente para este efecto. Pero si ya se padece incontinencia urinaria el fortalecimiento se hace igual de imprescindible ya que el suelo pélvico es el encargado de reaccionar ante situaciones de urgencia.

Los músculos del suelo pélvico se hacen así indispensables en diferentes actividades y funciones, desde la continencia a la vida y calidad sexual. Para cuidarlos y mantenerlos en forma existen ejercicios como la gimnasia hipopresiva o el método Kegel pero también hay otras causas externas que los debilitan. Entre ellas la obesidad, el estreñimiento, la tos crónica, el tabaquismo, o incluso la ropa ajustada que se unen a otras causas menos controlables como el parto o la menopausia.

leer mas

¿Problemas? ¡Kegel!

Comentarios0

Sucede a veces que durante las relaciones sexuales aparece el dolor. Pensamos entonces que el problema está en los tamaños, que el de nuestra pareja excede nuestra “capacidad” y que deberíamos tener la vagina más grande. Esto es un error: ni él es excesivo, chistes aparte, ni nosotras somos “defectuosas”; generalmente, y descartando patologías que
no vienen al caso, se trata de una mala estimulación sexual. Puede ser porque no haya habido suficiente juego previo, porque no estemos muy inspiradas, pero también sucede porque el Suelo Pélvico, ese conjunto muscular que mantiene los órganos pelvianos en su sitio y regula nuestra actividad urogenital, no está lo suficientemente fuerte o tonificado. Esto produce lo que se conoce como pared vaginal distendida, que, contradiciendo al chascarrillo popular, no se produce por “exceso” de actividad sexual, sino, por el contrario, por una dejación de la movilidad de esta musculatura.

leer mas

Los mejores artículos de 2013

Comentarios0

Estamos despidiendo el año y con él es inevitable hacer recuento de momentos, emociones, sensaciones y ver cómo han transcurrido estos 365 días e imaginar cómo podrán hacerlo los siguientes. Desde Sabes lo que quieres queremos recuperar, como venimos haciendo siempre a final de año, los artículos que más han llamado vuestra atención, aquellos que más habéis comentado y en definitiva, aquellos con los que queremos despedir este 2013 y que seguro nos traerán mucha suerte el año próximo. Aquí dejamos algunos, pero adelante, comentad y decidnos cuales son vuestros preferidos!

#25N. Contra la violencia machista: Grita

Es increíble, pero cierto. Hace unos días, mientras estaba escuchando una de estas tertulias que se dan en la radio por las mañanas, llamaron mi atención unas escandalosas cifras que me hicieron preguntarme un montón de cosas. Los tertulianos y la periodista que dirigía la mesa de debate estaban analizando un estudio reciente que ha sido elaborado por el Gobierno y que desvela que más del 60% de las jóvenes españolas son víctimas de la violencia machista. Sigue leyendo aquí.

leer mas

Incontinencia urinaria mixta

Comentarios0

Mismas causas, mismas afecciones y diferentes tipologías. La incontinencia urinaria que afecta a los adultos tiene, como patología, cuatro tipos que son comunes y que presentan algunas diferencias en relación a los motivos o los momentos en que se padecen. Para poder aplicar un tratamiento correcto siempre se aconseja conocer cuál es la incontinencia que se padece, algo fácil de determinar si se atiende a los síntomas.

La inevitabilidad de controlar la salida de orina es el eje común de todos los tipos de incontinencia urinaria, en las que esta expulsión será controlada en algunas ocasiones e incontrolada en otras. Entre los tipos de incontinencia urinaria se encuentra el de esfuerzo (que está motivado por actividades como el ejercicio, la imperiosa (en la que es imposible llegar al baño y el orín se escapa al poco de sentir esta necesidad), y la de rebosamiento (en la que la vejiga no llega a vaciarse del todo). Junto a estas existe una cuarta tipología, la incontinencia urinaria mixta que aúna varias de las anteriores.

leer mas

Disfunciones en el suelo pélvico

Comentarios0

El Suelo Pélvico es un sistema muscular (en el que intervienen también huesos, ligamentos y otros tejidos), que soporta los órganos y estructuras situadas en el abdomen. Cuando este sistema se encuentra dañado, aparecen molestias, dolores y problemas funcionales que nos afectan, principal aunque no únicamente, a las mujeres.

A menudo se produce dolor vaginal, irritación y molestias en las relaciones, o Incontinencia Urinaria. Estos síntomas son más frecuentes antes, durante e inmediatamente después de la menopausia, aumentando su prevalencia en mujeres que hayan pasado por varios partos vaginales, o que padezcan obesidad o enfermedades del pulmón. Estos factores de riesgo, sin embargo, no son determinantes, aunque pueden inducir a una más exhaustiva analítica en el caso de producirse.

leer mas