Hazlo tú misma

Comentarios0

Todas creemos ser mujeres modernas y emancipadas, sucesoras de aquellas heroínas que lucharon pagando a veces con su propia vida porque nosotras estemos donde estamos. Ya a nadie sorprende, o debería, ver a una mujer en cualquier puesto laboral o social, alcanzando todos los sueños que una desee. Y, sin embargo, existen parcelas que aún hay que conquistar. La principal de ellas: nuestra propia autoestima dentro del hogar.

Porque es cierto que hace tiempo que la cocina no es patrimonio de la feminidad, que nuestros compañeros aprendieron que un hogar se hace entre dos y que ni los niños ni las tareas cotidianas pueden ser deber exclusivo de ninguna de las dos partes. Compartimos con ellos labores y sinsabores, pero, confesadlo, ¿cuántas de vosotras aún recurrís a la masculina ayuda cuando se trata de labores más físicas? Ellos saben poner una lavadora: ¿sabéis vosotras manejar el taladro?

leer mas

Cuida tu espalda (I)

Comments are off for this post

La Incontinencia Urinaria de Esfuerzo, como ya sabéis, es aquella que se produce cuando media una presión sobre la región abdominal: bien sea un estornudo, un acceso de tos o al levantar un peso o realizar un esfuerzo. Además de tonificar nuestro Suelo Pélvico mediante los Ejercicios Kegel, deberíamos observar una buena higiene postural. Es imprescindible que cuidemos nuestra espalda para fortalecer el músculo pélvico, ya que una postura no adecuada puede debilitarlo y dañarnos.

Cuando estés de pie procura mantener una buena postura. Imagínate un hilito que tira de tu coronilla hacia arriba: tu cabeza se yergue, tu cuello se estira, todo tu cuerpo se alarga. Al mismo tiempo, imagínate que luces en el pecho un maravilloso medallón que deseas mostrar a todos. Para ello, echa los hombros hacia atrás y hacia abajo, con orgullo. La mirada abandona el suelo: ¡mira al frente, al mundo! Esto te otorgará, además, una mayor seguridad en ti misma.

leer mas

Remedios contra la tos

Comentarios0

Este año, los constipados vienen acompañados de nuestra odiada tos. Si a todo el mundo le resulta desagradable, para nosotras es una enemiga declarada. Hoy trataremos de hacerla lo más llevadera posible.

Lo primero, aunque sea una obviedad: abrígate bien. Sé que produce una inmensa pereza taparse hasta la nariz, sobre todo cuando el sol aún brilla y el recuerdo del verano aún nos insta a pasear en camiseta de tirantes. Pero este cielo azul ya comienza a ser engañoso, la humedad ha hecho presa entre los árboles y las sombras unidas a alguna ráfaga de viento pueden desencadenar la enfermedad. Es mejor prevenir. Para ello, lo ideal es el sistema de capas: mejor que un jersey grueso es llevar uno fino y una chaqueta, por ejemplo, de manera que, en caso de sentir calor, puedas quitarte una de las capas sin dejar de estar abrigada. Cuida sobre todo la garganta y el pecho. Lo mejor es prevenir.

leer mas

Otra forma de luchar contra la incontinencia: las pesas vaginales

Comentarios0

A pesar de la popularidad de los ejercicios Kegel, muchas mujeres no los realizan porque les resultan difíciles o tienen dudas acerca de cómo practicarlos. Y, aunque en este blog ya hemos hablado de la utilidad de las bolas chinas para fortalecer el suelo pélvico, los prejuicios y los tabús pueden estar influyendo para que muchas de nosotras no estemos previniendo con antelación la incómoda incontinencia urinaria.

Aquí os presento una alternativa muy interesante: las pesas vaginales.  En realidad se utilizan de manera similar a las bolas chinas. Se trata de un grupo de conos de diferente peso, aunque todos del mismo tamaño, que se deben introducir en la vagina como si de un tampón se tratase. El peso y la consiguiente tendencia a caer, provocará la contracción de los músculos del suelo pélvico. Así, debemos retenerlos durante unos minutos al día, bien de pie, bien caminando.

leer mas

Ocio Vs. Ocupación

Comentarios0

Nos venden el ocio como la gran necesidad humana. Ocio, siempre trivial, frívolo y olvidable y, por supuesto, siempre pagado, de una u otra manera. Ocio pasivo, en el que nos limitamos a devorar cuantos estímulos nos otorgan los productores de los mismos, somos meros receptores de lo que quieran entregarnos. ¿Es eso realmente a lo que deberíamos aspirar?

El tiempo de ocio debería ser aquel que dedicáramos a hacer aquello que más nos llenase. ¿No es lo mismo? De ninguna manera. El matiz está en la palabra “hacer”. Por eso lo vamos a diferenciar del anterior llamándolo “ocupación”. En nuestro tiempo de ocio deberíamos estar ocupados.

leer mas

¿Funcionan los Kegel?

Comentarios0

Nos escribía una amiga comentándonos que estaba realizando, conforme le habían recomendado, los Ejercicios Kegel, pero que no “le servían para nada”. No es la primera vez que una de vosotras nos dice algo similar, así que vamos a tratar de aclararos ciertos puntos acerca de ello.

Antes de nada, tu médico de cabecera o el especialista que te esté tratando deberá analizar las causas de tu Incontinencia Urinaria. Como sabes, la Incontinencia no es más que el síntoma de una enfermedad subyacente, y deberá ser un técnico el que determine la gravedad de ésta y la necesidad de imponerte uno u otro tratamiento, tanto para atajar la afección origen como su molesta consecuencia.

leer mas

Ahorrar

Comentarios0

En los tiempos que corren el mensaje es único: ahorrad, ahorrad que esto se viene abajo y no sabemos qué ocurrirá mañana. Parece que la crisis económica ocupa todo nuestro horizonte, de manera que hay que transformarse en la famosa hormiga del cuento y guardar para el inevitable invierno que se avecina. Ahora bien, ¿nunca te has parado a pensar para qué ahorramos en realidad?

leer mas

Ejercicio e incontinencia

Comentarios0

A veces la Incontinencia Urinaria nos avisa de su presencia provocándonos los primeros “escapes” cuando estamos haciendo ejercicio. Si al saltar, levantar peso o doblarnos en las abdominales notamos la urgencia de acudir al baño o directamente que hay un desbordamiento, estamos experimentando un episodio de Incontinencia Urinaria de Esfuerzo.

Para hacerse una idea del proceso que lleva a ello, hay que imaginarse la vejiga como si fuera un globo situado en la pelvis que se va llenando con la orina. Es la musculatura pelviana la que controla y mantiene la vejiga en su sitio. De la vejiga parte un conducto denominado uretra, que se mantiene cerrada (impide el paso de la orina) gracias a los músculos que forman el esfínter.

leer mas

El corsé

Comentarios0

Su actual época de esplendor podría definirse como el reflejo de un tiempo pasado que, visto desde la distancia y la nostalgia que proporciona el distorsionado reflejo que literatura y (sobre todo) cine proporcionan, hemos idealizado al menos en cuanto a patrones estéticos se refiere. Tras décadas de androginia, de delgadez enfermiza y desatención por las curvas, los bandazos de la moda encuentran en esta prenda de coquetería extrema, asociada al fetichismo y la voluptuosidad cortesana, su nuevo icono. El corsé (del francés corset) ha regresado con fuerza entre nosotras.

leer mas

De grandes cenas…

Comentarios1

… están las sepulturas llenas. De nuevo el refranero español nos da la pista de uno de los grandes vicios que padecemos en nuestro país: las cenas copiosas y tardías que tanto daño nos hacen y que, sin embargo, nos resistimos a abandonar. Y es que ¿hay algo más triste que ese hábito anglosajón de cenar a media tarde para acostarse a las diez?

Y sin embargo, esa costumbre extranjera es mucho más sana que nuestro afán por alargar la velada más allá de lo razonable. La siesta, ese sueño ligero y reparador después de una buena comida, es algo muy saludable. ¿Por qué habría de ser distinto acostarse después de cenar? Este razonamiento equívoco sólo nos ha proporcionado en el pasado una colección de surtidas pesadillas y una mañana muy difícil de afrontar. ¿Por qué?

leer mas