Cuando aparece la incontinencia urinaria

Comentarios0

Cuando aparece la incontinencia

Lo que pensabas, o querías pensar, que no era más que un incidente, que no se repetiría, resulta que se está convirtiendo en un – molesto – compañero de viaje. Y llega el momento de asumirlo. Padeces Incontinencia Urinaria.

Ante todo, no te alarmes. Sabes que se trata de una dolencia bastante común: millones de personas en todo el mundo la padecen y existen médicos especialistas perfectamente cualificados para tratarla. Pero, ante todo, no lo dejes pasar. La IU no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma de una dolencia subyacente. Es necesario localizar correctamente su origen para proceder al mejor tratamiento y, sobre todo, para evitar que vaya a más o que degenere en males peores.

Muchas personas afectadas muestran reticencia a comentar este problema, sobre todo cuando se empieza a tener una edad: está tan asociada a la senectud que nos resistimos a figurar entre los pertenecientes a ese grupo. Este error lo podemos pagar muy caro: ante la menor duda o sospecha, acude inmediatamente a tu médico de cabecera, que procederá a estudiar las posibles causas y posteriores tratamientos para lo que te ocurre. Deja la vergüenza en casa: lo que te ocurre no lo has de sobrellevar tú sola.

Tu médico de cabecera se convertirá en tu mejor asesor en esta etapa de tu vida. Sabemos que cuesta hacerse a la idea, pero esto marca un nuevo episodio en tu existencia para el cual has de prepararte, como la llegada de la menstruación o la maternidad. En la actualidad, por fortuna, existen muchos productos en el mercado que servirán para hacerte el día a día mucho más sencillo, como las compresas específicas para pérdidas leves Indasec.

Aquí en sabesloquequieres.com encontrarás un buen grupo de amigas que están pasando o han pasado por lo mismo que tú. Si necesitas hablar o comentar algo, éste es tu espacio. Artículo tras artículo encontrarás experiencias por las que probablemente ya hayas pasado, o tal vez estés a punto de ello. Ante todo, recuerda que no estás sola, que hay mucha gente dispuesta a ayudarte y que lo que te ocurre es algo muy común. ¡No te lo calles y participa!

Imagen| Bigstockphoto