La incontinencia urinaria no es una consecuencia del envejecimiento

Comentarios0

En alguna ocasión hemos escuchado que tal o cual persona padece incontinencia urinaria debido a que es de edad avanzada, cuando la realidad es otra bien diferente, y es que las pérdidas de orina no son consecuencia del envejecimiento de la persona que las padece. De hecho, la incontinencia se puede producir en cualquier tramo de edad y así lo constatan los médicos.

Según el Instituto Indas, la incontinencia se produce por lesiones o enfermedades tanto en la vejiga como en los esfínteres, y estas se producen en cualquier momento de la vida de una persona desde que nace. Mi médico corroboró esta información y me estuvo explicando que los problemas de pérdidas leves no tenían una edad concreta para que se produjeran, aunque sí que me confirmó que esta patología se daba más entre personas de más edad pero no a consecuencia de ésta.

Mi doctor me estuvo explicando que los tratamientos de las pérdidas de orina, de los que hemos hablado por aquí, tanto los que incluyen medicinas como los que incluyen una operación no estaban contraindicados a una edad madura. Esto es una buena noticia para las personas de edad avanzada que pueden ver cómo sus problemas de incontinencia pueden llegar a su fin con el tratamiento adecuado a cada paso.

Según me explicó el médico, la creencia de que las pérdidas de orina se producen obligatoriamente en la vejez lleva a muchas personas a resignarse a vivir con su dolencia y a recluirse en sus casas. Sin embargo, me comentó, cada vez hay más personas que rompen su silencio y se acercan al Centro de Salud para que les indiquen un tratamiento y mientras tanto pueden hacer vida normal gracias a los absorbentes específicos para cada una de ellas.

Después de hablar con mi doctor la conclusión que saqué es que no hay que resignarse a ninguna edad ni dejar que las pérdidas de orina cambien nuestras rutinas. Pero lo más importante que aprendí es que la incontinencia urinaria no es consecuencia del envejecimiento por lo que me quedo más tranquila. Además, como hemos visto, siempre puedo incorporar rutinas sanas que ayuden a evitar la aparición de las pérdidas de orina.

Imagen | V1ctor